5 mar. 2012

Aspace Navarra gestiona en Sangüesa su cuarto albergue de peregrinos





Desde la izda.: Mª Carmen Urtea Labari, responsable de Aspace; Roberto López Rebolé, gestor del albergue de Sangüesa; y Ángel Navallas Echarte, alcalde de Sangüesa. Tras ellos, el albergue de peregrinos. ASER VIDONDO.

 
El albergue municipal de peregrinos de Sangüesa reabrió sus puertas el 15 de febrero con nuevos gestores. El Ayuntamiento ha adjudicado a Aspace Navarra (Asociación de Parálisis Cerebral) la gestión de este servicio para cuatro años. Es el cuarto albergue de peregrinos que lleva Aspace, junto a los de Jesús y María de Pamplona, Lekaroz (éste también juvenil) y Villava (también turístico).

En este albergue, situado en la calle Enrique de Labrit, se alojan anualmente unos 2.000 peregrinos que realizan la ruta aragonesa del Camino de Santiago, la que arranca en Somport. Se encarga ahora del mismo el vecino de la ciudad Roberto López Rebolé, de 40 años y miembro de Aspace desde 1998.

"De momento ya hemos tenido ocho peregrinos: cuatro españoles, tres alemanes y un estadounidense", reconocía anteayer López. "En inglés me entiendo algo peor, menos mal que siempre saben algo de castellano", reía.

Mantiene abierto a diario el albergue de 12.00 a 18.00 horas para recepción de peregrinos. Cuando libra, le sustituye un compañero de la zona. A partir de las 18.00 horas, puede recibir avisos también por móvil, y los peregrinos que allí se alojan cuentan con llaves para entrar y salir del albergue a su antojo. Hay 14 camas, aseos adaptados, cocina y comedor, y el precio por noche es de 5 euros. El contrato también recoge la apertura y limpieza de los baños públicos del Prau de Sangüesa.

"Estoy contento, es la primera vez que estoy de responsable en un trabajo, y encima en mi pueblo. Es sin duda el mejor que he tenido", señalaba. Antes estuvo empleado, a través de Aspace, en labores de limpieza, lavandería o de control de calidad o montaje de piezas en fábricas.

Posibles mejoras

"En el consistorio estamos encantados con esta solución", afirmó el alcalde de la ciudad, Ángel Navallas Echarte. "A finales del año pasado vencía el contrato vigente del albergue y, con motivo de la celebración de los 50 años de Anfas, que tiene una vivienda tutelada en Sangüesa, se empezó a hablar entre los concejales de la posibilidad de sacar la gestión para dar empleo a personas con discapacidad ligadas a asociaciones", añadió.

Según explicó, el artículo 9 de la Ley de contratos marca que las entidades públicas deben destinar el 6% del valor de sus contratos para personas con discapacidad o en exclusión social. "Pero no sólo lo hacemos por cumplir, sino porque creemos en ello", dijo Navallas.

Mª Carmen Urtasun, directora de la unidad operativa de Aspace que lleva este albergue, comentó que "tiene potencial". Adelantó que se estudiará acometer alguna mejora de mobiliario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario